IDENTIFICACIÓN Y DESCRIPCIÓN DE LA VÍA ROMANA DESDE BAÑOS DE MONTEMAYOR A SALAMANCA

Fuente: Vías Romanas en Castilla y León. Isaac Moreno Gallo.

plata_baños_salamanca

La vía que vamos a describir aquí, forma parte de uno de los corredores más afamados en España en este tipo de caminos, la llamada Vía de la Plata.  

Ha sido objeto de numerosas descripciones y trabajos. La más completa de todas y resumen de todas las demás, es sin duda la de Roldán Hervás.

Cierto es que el camino fue llamado históricamente de la Plata al sur de Salamanca. Pero igual de cierto es que nunca se le llamó así en los documentos históricos, al norte de esta ciudad.
Mientras el nombre de la Plata para la calzada romana de Mérida a Salamanca es muy antiguo, el que se le concede al norte de Salamanca, a un camino que además no es romano, es muy moderno.

Bajar artículo completo ⇒


Al sur de Salamanca, aparece citado como de la Plata en una carta de Cristóbal Colón a su
hijo en 1502 y en 1510 Elio Antonio de Nebrija, en su Repetición sexta sobre las medidas
(según la traducción de Jenaro Costas Rodríguez, en la ed. facsímil de la Universidad de
Salamanca, 1981), dice lo siguiente: “También pertenece a la misma Lusitania una vía
famosísima, llamada vulgarmente ‘de la plata’. El pontífice Licinio fue el primero que la
construyó, después la rehízo César Trajano y a continuación la restauraron Elio Pertinax y
otros emperadores, como se deduce por los mojones, a los que separan mil pasos. Fue
trazada desde Mérida, pasando por Cáceres, hasta Salamanca, donde comienza a
desaparecer en la parte externa del puente y ya no se ve rastro alguno de aquella vía”.
No deja de ser curioso que una vía romana, que a principios del siglo XVI ya no veían los
eruditos al norte de Salamanca, haya parecido tan evidente a la historiografía moderna y a la actual promoción turística.
La identificación de toda esta vía romana al sur de Salamanca es de época pretérita.
Probablemente siempre estuvo en el acervo de la erudición de todas las épocas. En la
cartografía antigua de finales del siglo XIX y primeros del siglo XX, viene todo el camino
perfectamente identificado como Camino Real y como Calzada Romana.
Sin embargo, fue el trabajo de Roldán Hervás, aunque no fue el primero , el que contribuyó mucho a una fama y aún más a una denominación inmerecida “de la Plata”, al norte de Salamanca, al llevar este apelativo común en el título para todo el recorrido.
Probablemente, la coincidencia en gran parte de su recorrido con la llamada Cañada Real de la Vizana, haya inducido a pensar que el recorrido de esta sea el de la vía romana. Error comprensible desde la óptica del análisis carente de criterios técnicos y constructivos propios de los caminos romanos.

Lo cierto, es que el trazado de la Cañada de la Vizana al norte de Salamanca ha pasado a
llamarse vía de la Plata, fuera o no el de la vía romana. Este error, ha sido luego perpetuado en los esfuerzos promocionales que actualmente se aplican al camino.
El que se llamó Camino de la Plata históricamente, es el Camino Real desde Mérida a
Salamanca, siendo además en el norte de Extremadura el Camino Real de Castilla y en el sur de Salamanca el Camino Real de Extremadura. Al sur de Salamanca, la gran mayoría de su trazado, aunque en absoluto todo él, coincide con la Cañada Real de la Vizana. Al norte de Salamanca, Cañada Real y Camino Real suelen guardar alguna relación entre ellos, pero ninguno de los dos lo hace con la vía romana, al menos al norte de Calzada de Valdunciel, donde se separan definitivamente.
Si analizamos este camino desde el sur, en Extremadura, veremos que entre Mérida y Baños de Montemayor la vía romana es muy evidente casi toda ella y espectacular en algunos tramos. Podemos considerarla hoy más o menos identificada, aunque no por ello bien interpretada y conocida en muchos detalles.
En el Puerto de Béjar, todos los restos estructurales que hoy se ven y se promocionan, entre Baños y el río Cuerpo de Hombre y en buena parte hasta Calzada de Béjar, corresponden al Camino Real de Castilla. A falta de documentación que fije el momento exacto de construcción de este camino, las características de los vestigios de camino que se conservan, tal como sus bordillos, picos de balizamiento, alcantarillas y el propio puente de la Magdalena, corresponden a la tipología de los caminos que se construían en España en el siglo XVIII. Un análisis de su grado de conservación, en relación a la geología de las laderas que lo sustentan, nos confirma de nuevo la escasa antigüedad de este camino
, que además no coincide en planta con el trazado de lo que fue la vía romana en este tramo. A este camino moderno, en este tramo, no se le llamó Vía de la Plata hasta su reciente promoción en el siglo XX y así lo confirman los mapas del IGN de las primeras ediciones que lo llaman Camino Real de Castilla, así como los lugareños de mayor edad.

Bajar artículo completo ⇒

Anuncios

Acerca de Asociación TrochasViejas

Asociación caminera que defiende el libre tránsito por los caminos públicos y las vías pecuarias
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s